"No podemos preparar a nuestros hijos para que construyan mañana el mundo de sus sueños, si nosotros ya no creemos en esos sueños; no podemos prepararlos para la vida, si no creemos en ella; no podremos mostrarles el camino, si nos hemos sentado, cansados y desalentados en la encrucijada de los caminos."